Homilía para el viernes de la séptima semana de Pascua Año A