Homilía para el miércoles de la séptima semana de Pascu año A