Homilía para el miércoles 5 de junio de 2019.